09 enero 2007

Crónicas del Mercat: Consiguiendo Material

Vender cómics en el Mercat no tiene nada que ver a llevar una tienda.

En una tienda los precios vienen dictados por la editorial. Tienes un tanto por ciento de beneficio y, aunque puedes recortar este margen ofreciendo un descuento, no se suelen cambiar los precios. Además, la mayoría de material se puede devolver y uno no se preocupa “demasiado” si un comic no se vende.

En el Mercat la mayoría del material que consigues proviene de la segunda mano, de saldos que te ofrezcan en tiendas, de lotes ebay... normalmente a un precio inferior que si lo consiguieras de la editorial. Pero es un material que no se puede devolver y, en mi caso, material que debo recoger al finalizar cada domingo y almacenar en un espacio reducido.

Hay cinco factores importantes a la hora de comprar material:

1. Tamaño del mismo: europeo, libros de ilustraciones... son cosas “grandes” de venta difícil que ocupan espacio de venta. Si hay 3 metros lineales x 1 de ancho para exponer, una cosa como Little Nemo jamás estará en el mercat.

2. Publico objetivo: O lo que es lo mismo, ¿Cuanta gente estará interesada en el material? No te dejes engañar por buenas ofertas, si compras a 1 euro tomos que nadie te compra estas ocupando espacio.

3. Saturación del material: Este material se puede comprar, pero tiene una venta lenta. Hay un ejemplo reciente de esto: Los saldos de Norma de DC. Aunque se puede conseguir este material a buen precio y son buenos cómics... ya los tiene “todo el mundo”. Es el tercer saldo sobre el mismo material y quien más quien menos ya ha ido picando.

4. Precio: Ni tomos de 50€, ni cómics de 1€. Hay que moverse en la franja de “da beneficios pero no me deprimo si lo roban”.

5. Gustos personales: Y esto es muy importante, siempre vas a poder vender mejor los cómics que te gusten, aquellos que conozcas y de los que puedas argumentar. Un buen vendedor conoce lo que vende.

No somos una tienda. Aunque el material este impecable se suele vender ligeramente rebajado. Pensad que hay gastos fijos (y muchos más de los que uno piensa) que exigen obtener beneficios. Hay que aprender a diferenciar del valor de un cómic de su precio de portada. Cuando uno compra material no tiene que pensar en su precio en tienda, sino en el precio al que lo podrás poner en a la venta. Vamos a ilustrarlo con un ejemplo:

Juan trae un número de Skydoll en perfecto estado, es una serie europea conocida que en tienda vale 14€. Pero mis experiencias con el europeo son negativas, material demasiado delicado y con un público más reducido. Esto hace que lo calcule su precio de venta en unos 9€ para que se venda rápidamente.

Lo primero es preguntarle a Juan cuanto quiere por el número, si su precio es superior a estos 9€ ya podemos abandonar. Si me ofrece un buen precio acepto la compra inmediatamente. Y sino se negocia el precio de compra con el clásico regateo, en este caso Juan pedía 6€, tu ofreces 3€ y se concreta la venta en 4,5€.

Un tema aparte es la de los “saldos automáticos”, aquellos cómics que nadie quiere, aquellos cómics que nadie cree que hayas vendido cuando tienen una venta. Es material estancado, no interesa, independientemente de su calidad nunca hay que comprar cómics de este tipo y hay que aprender a deshacerse del que tienes (bajar de precio, 3x2...) porque esta ocupándote un espacio que no tienes. En esta categoría entrarían los primeros de Image, Crossgen, Dark Horse Héroes.... Hay que aprender a reconocerlos incluso cuando son novedades, si compras cosas como El Escapista, Cla$$war o ciertos tomos actuales de Norma te van a acompañar muchos años.

Un consejo final, aunque al vender cómics tu objetivo es maximizar beneficios, siempre hay que mover el material que lleve algún tiempo pillando polvo. Bajar precios, aceptar regateo, ofrecer descuentos si se llevan más de un tomo.... prácticas habituales que permiten vender cómics y obtener más dinero para.... comprar más cómics. Ser vendedor y friki es una extraña rueda Karmica.

3 comentarios:

  1. Ahhh el Karma... Lo odio... Lo odio muchooo...

    Y si, desde el domingo se lo que es ratear espacio.
    Estoy reordenando mi biblioteca (Esta vez la de libros) y POR PRIMERA VEZ en tooooda mi vida, me he planteado TIRAR alguno...

    Es de lo mas deprimente!

    ResponderEliminar
  2. Es que me ha entrado una neura tremenda que no me deja dormir, desde que el otro dia vino una amiga a casa y me dijo como quien dice "mira que tiempo hace"...

    "Oye, esa estanteria está cargadisima, no se si la estructura de mierda de esta casa aguantará este peso... Cualquier dia vence la pared o el suelo y te encuentras con que todo ha ido a parar al piso de la vecina... ¿Ya tienes un seguro adecuado? Mira que si te cargas a la vieja de abajo la responsabilidad civil puede ser de la hostia..."

    Mierda, ¿quien dice algo asi y se queda tan pancha?

    Y yo ahora no puedo dormir por que cada vez que cierro los ojos me imagino todos mis comics y libros despatarrados... ains! (la vecina es lo de menos, me cae fatal)
    Asi que llevo tres dias re-distribuyendo libros y peso por toda la casa...

    Viva la neurosis!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:58 p. m.

    No los tires vampi... No tires nada...

    Yo me he encontrado en la misma encrucijada que tu. Deshacerme de libros a los cuales ya no me une nada... Hay que ganar espacio para aquello que deseamos de verdad... Así pues me dedico a pasear por mi barrio y voy dejando los libros que no quiero por los portales, cajeros automaticos, bancos del parque,et con la esperanza que a alguien le interesen..

    saludos

    Pilar ZD

    ResponderEliminar