27 noviembre 2006

Crónicas del Mercat: Parte 1


En los mercados de la antigua babilonia existió una antigua orden de comerciantes. Eran grandes sabios, conocedores de la mente humana y de los deseos de los hombres. Desarrollaron una serie de técnicas capaces de convencer a cualquier persona de adquirir el producto que ellos le ofrecían, no importa si era un rey o un mendigo, un miembro de esta orden sabia adaptar su discurso a cualquiera, sus clientes siempre acababan satisfechos con su recién estrenada posesión y jamás cuestionaban su voluntad de adquirirlo.

El nombre de esta orden se perdió en el tiempo, pero se sospecha las enseñanzas se han ido transmitiendo de maestro a aprendiz a lo largo de los siglos. Han sido documentadas ventas imposibles a lo largo de la historia que podrían indicar la presencia de un vendedor. Incluso existe la posibilidad que alguna de estas enseñanzas haya trascendido al público por un miembro poco honorable, (sino no seria posible la existencia de la Tele tienda) pero nada es concluyente.

Es final de mes, hace frío, y no han salido casi novedades. Una mala combinación que hace que la afluencia de clientes al Mercat de Sant Antoni sea casi anecdótica. Poca gente paseando y con poca intención de comprar...

El vendedor hace tiempo que dejo de ser un aprendiz, ya es dueño de su propio negocio, y este ha prosperado de forma natural. Obtiene beneficios y es feliz con su trabajo. No obstante hoy se enfrenta a un viejo dilema ético: Enfrentarse a una caja paupérrima o...utilizarlas....

2 comentarios:

  1. ¡Utilizalas! ¡Utilizalas! Y luego cuentanos el resultado!!!!

    (Vengaaaaa... que prometemos no chivarnos...)

    ResponderEliminar
  2. Tranquilo, que yo voy el domingo por allí a ver qué cae...

    ResponderEliminar