12 septiembre 2007

Reseñas: Especial Civil War


14 TPB USA de Civil War llegaron a mi casa el pasado lunes.

¿Masoquista? Un poco. Tras leer un par de números del crossover en la edición Panini renuncie a su lectura en grapa y me dije a mi mismo que ya lo leería todo de golpe cuando estuviese acabado.

Y dio la casualidad que navegando por Ebay vi este lote, 14 TPB que recopilaban el grueso de la saga y algunos de sus satélites. Hice cuentas y es que... ¡Incluso me salía económico! Además, tienen ese bonito diseño que hace que los tomitos luzcan bien en la estantería.

A todo esto, que aprovechando que ayer tenia fiesta en el trabajo me sumergí en el crossover y me leí siete TPB de una sentada….

…..

…….

Civil War: Personalmente, creo que esta saga tiene un gran problema de base: Tras años de en el que las series iban todas por su cuenta (nadie se enteró nunca que Kang había invadido la tierra o que Thor tenía Asgard en medio de Nueva York) este crossover nació con la idea de ser el cemento que crease un universo Marvel unificado.

Y lo hace, pero por el camino sacrifica completamente lo que era el universo Marvel.

Tras la lectura de los primeros números de la serie principal (olvidemos las ramificaciones por un momento) uno esta completamente perdido. Si bien el concepto del Registro de Superhéroes es una buena idea, y es lógico que haya bastantes miembros de la comunidad superheroica que estén de acuerdo con la idea de ser el equivalente a superpolicías… es triste ver que esto no se razona ni se desarrolla. El crossover esta más preocupado en mostrar peleas y escenitas “guays” que en intentar explicar las acciones de los superhéroes.

Porque por un lado es correcto dotar al crossover de un grado de “paranoia”: Uno ve el accidente, la manipulación mediática, la actuación de SHIELD preparándose para capturar a los “indocumentados”, las ganas de ir a por ellos sin darles tiempo ni a rendirse y todo parece indicar una especie de conspiración gubernamental. Alguna mano turbia moviendo los hilos para tener a los superhéroes bajo control… pero toda esta ilusión se rompe en el momento en el que ves a los mismos superhéroes con las mismas ganas de pisar cráneos.

Ilógicas, irracionales y hasta estúpidas son las actitudes de uno y del otro bando. No hay debate, no hay causa para el conflicto. Los personajes son planos completamente porque parece ser que, automáticamente, ser de uno u otro bando te quita la personalidad. (Bueno, con la excepción de Punisher, que es el único que tiene muy claras las ideas)

Y esa es otra, ¡Que hablamos del universo Marvel! ¿Dónde están los personajes? ¡Coged un Handbook y contad cuantos superhéroes Marvel existen!

Uno recuerda otros crossovers como Crisis, la guerra del infinito, o (incluso) Armageddon 2001 y tenia la sensación de que “la mayoría” del universo estaba allí.

¡Aquí tenemos una pelea final en la que hay cuatro gatos por cada bando!

El final es de los de mear y no echar gota. Tenemos tonta con unos y otros dándose hasta en el carné de identidad, la aparición de los clones cyborgs (que luego te enteras que no, que el Kree viene de otro lado) y parece que se a punto de llegar al punto de no retorno con la masacre de unos cuantos superhéroes a manos de sus semejantes….

Y se acabó. Así sin más. De forma tan tonta como empezó.

Frontline: Por suerte la saga principal no es la única del crossover. La idea de base es buena y hay algunos guionistas que han sabido realizar comics de bastante calidad con ella. En Frontline tenemos pequeñas historias que se entremezclan a lo largo de la historia de la Civil War. Por un lado tenemos la investigación de Ben Urich y Sally acerca de “los motivos reales de la Civil War”, a través de sus ojos veremos la paranoia de la gente, el miedo hacia los superhéroes como algo real y, sorprendentemente, se dignifica el personaje de Iron Man dándole a la Civil War un final mucho más creíble y lógico que el que tiene.

Por otro lado tenemos la penitencia de SpeedBall. Cabeza de turco. Sometido a las torturas y vejaciones más abyectas. Todo ello sin disimular en lo más mínimo que es un facsimil de Guantánamo.

El anuncio que rueda Wonder Man sobre el registro es, de largo, la mejor explicación que se le podía dar a los argumentos Pro. Se muestra que registrado el detenido será puesto en custodia y podrá pasar por el proceso judicial sin problemas.

Y luego hay historias cortas de guerra, donde se empeñan en poner paralelismos hacia el mundo real, que no cuelan.

Lobezno: Humberto Ramos dibuja a Lobezno persiguiendo a Nitro. Y después descubre que “Control de Daños” esta podrida y esta ayudando a incrementar los poderes de los supervillanos. Irrelevante para la trama, aunque una revelación de tal calibre debería significar algo.

Thunderbolts: Canto del cisne de esta serie. Los Thunderbolts son reclutados para acabar con el bando Anti y Zemo demuestra una vez más lo joputa que puede llegar a ser. Lastima que después de esto venga Warren Ellis a meter a Veneno, Bullseye y demás para transformar el comic en algo…diferente.

Young Avengers / Runaways: Tomo autoconclusivo donde la civil war no es más que un contexto para hacer que los dos grupos colisionen, se peleen y luego se alíen contra un enemigo común.Chirría que el malo sea malo malvado (Y, ademas, ¿Cuantos centros secretos experimentales pueden existir? Cada 2 x 3 sale uno nuevo).

Pero aun así, un comic con regusto clásico, muy bien hecho y que sabe jugar con la personalidad de todos los personajes para crear una historia fluida.

X-Men: Los mutantes ya tienen la suya con lo de los 198 y post día M. Así que el tema de la Civil War se despacha en pocas viñetas y se deja paso a lo que no es más que una continuación de la anterior miniserie de David Hine.

No esta mal, pero no deja de ser una historia de mutantes, laboratorios secretos (veis, ¡otro!) y “unidos somos mejores” sin demasiada relación con el crossover.

Y hasta aquí las reseñas, quedan siete tomos por leer y me da que algunos van a ser una grata sorpresa mientras que otros simplemente darán vueltas y vueltas a ninguna parte.

Ya os contaré

3 comentarios:

  1. >>14 TPB USA de Civil War llegaron a mi casa el pasado lunes.

    >>¿Masoquista? Un poco.

    Un poco, no. Un bastante, tirando a MUCHO. Pero mucho, mucho :D

    ResponderEliminar
  2. Yo me lo traje como suvenir de Londres... y sí, es una pena, penita, pena, pena de mi corazón y de mi bolsillo, que pagó en libras!!


    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Peter Knife12:53 p. m.

    Comparto casi todas tus opiniones, excepto una: La parte de Speedball en Frontline es buenisima, genial, una obra maestra. Cuando se pone el traje y la máscara no puede aguantar las lagrimas ....Joder, hacia años que no me reia tanto que me ponia a llorar como una magdalena ... Cuando lo vi convertido en todo un emo versión masoquista ... poquito falto para no mearme encima.

    Porqué Frontline es una serie de humor, verdad??

    ResponderEliminar