28 marzo 2007

Releer cómics.

Normalmente suelo dedicar la tarde del domingo a leer cómics. Lo estoy tomando casi como una rutina obligada porque es el único día que dispongo unas horas libres para leer tranquilamente y sin el fatídico sueño que arrastro entre semana. (También leo en los viajes de tren, pero no es lo mismo, si lees demasiado profundamente puedes pasarte de parada y si no... pues que no te acabas de enterar.)

Después de comer me encarxofo en mi sofá y suelo clasificar las adquisiciones recientes en dos pilas: La pila de cosas jugosas, que son aquellas que “hay que leerse pero ya” como Fabulas, Ultimates o Death Note. El resto caen en la pre-pila de lectura, ordenada de mayor a menor interés.

Leo primero las cosas jugosas, y después voy leyendo las cosas de la prepila hasta que me canso, se hace tarde, o me quedo sin lectura. En los dos primeros casos la prepila de lectura pasa automáticamente a la pila de lectura, que ya ha evolucionado a dos torres gemelas de casi un metro (y eso que los showcases los tengo aparte).

El caso es que esta semana no han salido novedades, cosa normal tras el aluvión de las últimas semanas, pero esto ha hecho que al llegar la tarde del domingo me viera sin ninguna “cosa jugosa” que leer. Un repaso rápido a la pila de lectura no encontraba nada que me llamase la atención y, de repente, me vino una idea... ¿y si releo algo?

La misma idea me sonaba extraña, teniendo decenas de cómics por leer, con un tiempo limitado y sin un objetivo concreto... ¿Por que voy a volver a leer algo?

Me di cuenta de que hace mucho tiempo que no releo algo... porque sí... si incluso leo las grapas mensuales sin repasar los números anteriores (lo que hace que a veces vaya bastante perdido en la lectura). Los cómics se han convertido en un objeto de consumo. Adquirir, leer y almacenar cuidadosamente. Como un viejo ratón de biblioteca atesoro mi cada vez más extensa colección, pero casi nunca vuelvo a disfrutar de los cómics que me han gustado (y a veces conservo cómics que se seguro que no voy a volver a abrir en mi vida).

Recuerdo otra época en la que leía los cómics que me compraba un par de veces el mismo día que los adquiría, solía releerlos cuando salía el número siguiente para recordar de qué iba la saga, y es probable que en alguna ocasión cogiese toda la colección y la volviese a leer de nuevo.

Esto hizo que algunas de aquellas historias estén marcadas a fuego en mi memoria, recuerdo casi de memoria el superman de Byrne, el DD de McDaniel, la saga de Matanza Máxima o los primeros números de Cyberforce (mal que me pese) y, sin embargo, me cuesta recordar el lunes el argumento de algunos de los cómics que leí el domingo. Además, la lectura pendiente te provoca un extraño sentimiento de culpa cuando compras cosas nuevas.

¿Que leo demasiado? Es posible. Creo que estamos en una situación de saturación del mercado, hay tanta oferta que es fácil perderse y querer abarcar demasiado. Tampoco ayuda que muchos de los cómics los pueda leer en dos minutos o que las historias me suenen a refrito.

Por eso me sentó bien parar el “ritmo” este domingo. Coger algunos números de aquellas historias que se que me gustaron y, simplemente, disfrutar como un enano.

Y vosotros que, ¿hace cuando que no releéis un comic?

7 comentarios:

  1. "¿Que leo demasiado? "

    Yo creo que mas bien compramos demasiado.
    Demasiada lectura basura, de usar y tirar. Que se olvida en un instante, pero deja huella en el bolsillo...

    O tal vez ese es nuestro problema, que como ya no se queja el bolsillo como cuando eramos adolescentes, nos da igual llenar la casa de cosas totalmente prescindibles....

    Por cierto, mañana te paso la lista de las cosas de las que voy a deshacerme en breve. Si algo interesa, tu mismo.

    ResponderEliminar
  2. Que pollas de verbo es ese de "encarxofar"? XDDDDDDDD

    Yo como casi todo me lo prestan (ay la pobreza) antes de devolverlos me los leo como 3 veces por lo menos,porque luego ya no voy a poder volver a verlos hasta pfff o mas.

    Pero si,lo que tengo propio suelo releerlo a menudo,no solo comics,libros tambien y de los gordos sobre todo :)

    ResponderEliminar
  3. Yo sólo releo cuando bajo a Córdoba. Cojo algo de la estantería, normalmente algo de lo que tenga nostalgia, me hago fuerte en el sofá del salón, y le echo un par de horitas. Siento, no sé, como si amortizara más el dinero.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo soy relectora acérrima... pero a trozos. Es decir, que de un libro o cómic que me gusta cuando me acuerdo del pasaje X lo cojo de la estantería y lo releo...

    Con las pelis no suelo hacerlo porque da más pereza ponerte la tele, que si no... :D

    ResponderEliminar
  5. Siguiendo los dictados del gran JC, comento en todo Blog que vea:

    Pues hace bastante que no releo un cómic pero curiosamente suelo releer algun libro que otro. Tal vez porque la imaginación se desboca más en ese caso (Puesto que tienes que imaginártelo todo sin dibujitos de por medio).

    'Fábulas' es una de mis series favoritas y, como en tu caso, siempre ocupa una posición destacada entre mis lecturas.

    Saludos ;P

    ResponderEliminar
  6. Pues lo último que he releido ha sido la saga de la Guerra del Infinito, ya que recordaba que disfrute mucho con ella.....no se las sagas cosmicas con fusión de muchos personajes siempre me han gustado. Tambien queria releerme la del Guantelete del Infinito, pero siempre el mismo problema; el tiempo, casi no puedo leerme lo nuevo.
    PD: Me has recordado un gran comic la saga de Matanza, que gozada!! aunque creo que me faltaron números.

    ResponderEliminar
  7. En mi caso fue el hecho de estar un año fuera de erasmus para, a la vuelta, darme cuenta de que muchas de las colecciones ya no me interesaban. Sigo comprando, pero he bajado muchísimo el ritmo, lo que me ha permitido, no sólo leer por primera vez tebeos que llevaban meses pendientes (y que todavía no he acabado), sino empezar a releer. ¡Y no veas qué gustazo! Releer (libros o tebeos) es casi mejor que leer.

    ResponderEliminar