30 octubre 2006

Visitando un Salón

No son ni las nueve y ya estoy extrañamente despejado sin haber tomado café... extraño...
Una de las imprevistas consecuencias del cambio de hora, debería aprovechar esta lucidez poco habitual para hacer algo de provecho.... pero no, creo que mejor intentare hacer un post.


Este fin de semana ha sido el Salón del Manga y este ha sido mi segundo salón desde fuera de “la barrera”.
Durante muchos años para mi el salón significaba trabajo, un trabajo en el que me lo pasaba bien, pero un trabajo después de todo. Aunque lo recuerdo con cariño, realmente era duro aguantar durante horas y horas en el stand las oleadas de otakus escandalosos y el fondo musical del karaoke...
Se hizo extraño ir al salón “por gusto”, pero reconozco que me lo pase muy bien los dos días que fui.

El viernes fui para allí después del trabajo, llegue allí sobre las 5 y todo estaba bastante tranquilo. Entre sin problemas y pude dar una primera vuelta por el salón saludando a todo el mundo que andaba por los stands. Las primeras impresiones (económicas) no estaban siendo demasiado buenas, y la gente se preveía un fiasco similar al del salón del comic.

Después de dejar la bolsa y la chaqueta en el stand de mi ex-jefe me dispuse a dar una vuelta tranquilamente para ver el panorama.



Lo primero que me llamo la atención fue la cantidad de tiendas que había con comida: El bar, una de comida japonesa, una de bollos de arroz, una de te, dos de chucherias.... Parece ser que alimentar a los frikis sale rentable.



También había tiendas de ropa gótica, de complementos, de videojuegos, de cartas, de peluches, de figuras.... la sensación era extraña, más de la mitad del salón del manga esta dedicado a cosas que no son manga. Pero venden, nunca hay que perder de vista que el salón es un negocio al que se apunta todo el que pueda sacar tajada. (Quizás pondría como excepción a los fanzineros, pero son un mundo aparte)
Las tiendas se dividían en tres grandes grupos:
• Editoriales: Con todas las novedades del salón... y aprovechan para sacar lo que tienen en los almacenes.
• Tiendas de novedad: Tiendas que nutren toda su venta del salón de las editoriales. Llenas de material, pero a precio de portada.
• Tiendas de atrasado: Aprovechan el salón para dar salida a parte del stock acumulado, suelen tener precios reducidos.

La sorpresa que me llevé fue comprobar que, a excepción de planeta, nadie tenia cómics que no fueran manga: Ni americano, ni europeo, ni atrasado, ni novedad, ni siquiera panini o Norma se “molestaron” en poner en sus stands algo que no viniese de oriente. Cuando pregunte a algunas de las tiendas el motivo la respuesta fue bastante clara: El salón del manga es para jóvenes, los jóvenes compran solo manga, no merece la pena traer otra cosa. Fue un mazazo, una parte de mi lo sabía, pero no quería reconocerlo, la generación de lectores “americanos” envejece y no todo indica que no habrá un relevo. Pero esto seria tema para otro post.
Aunque no suelo comprar demasiado manga al final acabe comprando solo Black Jack (La había leído en la biblioteca y me gusto mucho), Musculman (Por pura nostalgia), Full Metal Alchemist (por curiosidad) y la Tragedia de P (Por rumiko). Aun no he leído ninguna, pero están en la pila.


El sábado fue otro planteamiento, es el día en el que quedas con la gente y vas al salón a pasarlo bien. ¡¡Lo malo es que aparte de mí lo pensaron... miles de personas más!!! Llegue a las 9:30 a la puerta del salón acompañando a mi hermano que trabajaba allí, el entra sin problemas con su pase pero a mí, con una simple invitación, me indican que tengo que hacer LA COLA.





La cola empezaba en la entrada, giraba una esquina, otra, otra, se cruzaba con la OTRA COLA (de comprar entradas) y casi llegaba al punto de partida... una locura


Una vez dentro la situación era muy diferente a la del día anterior, mucha gente, mucho calor, el incesante ruido del karakoke sonando...
Pero aun así el ambiente era jovial, el salón es un mundo aparte, la “locura” lo inunda todo. Reconozco que a mi el ambiente Otaku me queda lejos, pero uno no puede sino admirar que una afición pueda unir a tanta cantidad de gente y el buen rollito que se respiraba el general.

La nota más negativa del salón fue la falta de aforo, demasiada gente se quedo fuera cuando se dejaron de vender entradas y esto puede ser perjudicial de cara a futuros salones ya que indica un error grave de previsión por parte de los organizadores.

5 comentarios:

  1. Sabemos que hay fotos...

    Besitos,
    mar

    ResponderEliminar
  2. Di que sí. Fotos de Otakitas cosplayadas. Yummy!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:45 p. m.

    Queremos ver las afotos....

    Pilar ZD

    ResponderEliminar
  4. "Me da palo copiar y pegar" dijo...

    Así que las colas fueron excesivas... que aprendan y lo distribuyan en más días.

    ResponderEliminar
  5. La cola era im-presionante. Casi casi tanto como el mooooorro que le echas para colarte! jajajjaa!

    ResponderEliminar