28 agosto 2008

La Odisea de Ikea - Capítulo 1

Necesito estanterías. Muchas estanterías. De las primeras cosas que pensé cuando estaba decidiendo como montar el pisito nuevo. Porque el piso ya venía con bastantes muebles de base y, gracias a ello, tengo armarios para guardar todas las mantas, ropa, maletas, cadáveres o alfombras que quiera… pero no había estanterías…

Yo siempre he tenido la ilusión de tener todos mis comics y libros a la vista, perfectamente ordenados en estanterías. Una biblioteca privada donde almacenar todo el conocimiento friki que he ido acumulando con los años…

Y aunque la realidad se impone, descarto poder exponer los miles y miles de comics de mi colección, sí tenia claro que en el comedor tenía que haber estanterías suficientes para colocar todas las “Obras maestras de la literatura”.

Así que hace unos meses, xinu-xanu, me fui al sitio por excelencia para conseguir muebles baratos y modulares.

Día 1

Estuve horas tomando medidas de los diferentes tipos de estanterías, palabras como BILLY, BESTA o BONDE quedaron marcadas en mi retina y poco a poco comencé a definir lo que quería para el comedor: Dos estanterías, mueble para la televisión en medio con… ¡más estanterías arriba!

¿Autocad? Pa qué

La mayoría de productos de IKEA ofrecen módulos para montar estas cosas a tu medida. Y todo pinta de rosa hasta que te pones a hacer números y te das cuenta que a lo tonto a lo tonto los 800-900 euros te los gastas. Que IKEA es barato, pero no tanto.

Vuelta para casa con la cabeza saturada con la sana idea de tomar medidas en el piso y hacer números.

Día 2

Un par de semanas después voy a IKEA con la idea exacta de lo que quiero. Un conjunto de estanterías BILLY, con puertas, mueble de TV… llego al pasillo y voy apuntando referencias mientras sumo precios…

Cinco y ocho son trece, me llevo una, cuatro por dos son otro…. Por unos 700 euros me va a salir la broma… Pues tampoco es TAN barato… Indecisión…

Seguimos por la zona de estanterías y de repente, al fondo, veo algo clavado al mueble que había pensado en un principio:

Y, además, OFERTA 899€… Me sobran algunas cosas y me gustarían otras. Me lo pienso dos veces. Hablo con el amable caballero de IKEA y me dice que no hay problema. Hace y deshace con el ordenador y me prepara un pedido con la configuración del mueble que quiero: 857€… ¡AJUDICADO!

Una vez lo tenemos todo comprado y pagado estaba claro que con el tamaño del mueble podíamos llevárnoslo en mi viejo coche. Así que nos fuimos a la zona de entrega donde los amables señores de IKEA nos indicaron las diferentes tarifas de transporte y montaje…

Montaje… eso sonaba bien… ya que voy pagar una pasta de transporte y va a ser un mueble “que se tiene que ver” quizás sea una buena idea que me lo dejen todo montadito y listo para poner las cosas….Hum… ¡Decidido!, 200 euros más de transporte y montaje me garantizarán que no voy a tener que hacer nada más.

Concreto el día y hora de entrega y nos vamos a casa. Ya solo queda esperar….

Iluso… la odisea no había hecho nada más que empezar…

3 comentarios:

  1. 200 euros transporte y montaje, nosta nada mal, ya dirás como acaba la cosa jejeje

    ResponderEliminar
  2. Como ellos mismos dirían: Bienvenido... a las tribulaciones de la compra de muebles y plazos varios!!

    Ánimos!!

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Jope,y yo que tengo idealizado el ikea,que cada vez que voy se me queda cara de idiota y de felicidad...que queria currar ahi y todo,snif---

    ResponderEliminar