13 diciembre 2007

Crónica (tardía) de un viaje a Madrid

Bueno, como lo prometido es deuda (aunque no creo que nadie me lo reclame) aquí va una breve crónica de mi visita por Madrid.

Vaya por delante que, aunque fui a Madrid cuatro días, solo pase por la Expocomic el sábado. Así que la mayoría de la crónica no tendrá nada que ver con el evento en cuestión

El viernes por la noche llegue a la famosa T4 de Madrid donde unas amigas me recogieron con el coche y fuimos a dejar las cosas a la casa antes de dirigirnos a Argüelles. Aprovechando que sus respectivos novios trabajan en dos bares jevis de allí aproveche para conocer la zona y volver a beber Paulaner.

Además, esa noche me encontré con bastante gente que conocía por la zona, incluyendo una “chica de mi pasado que no había visto en 8 años… curiosas las vueltas que da la vida.

Estuve durmiendo en Coslada, una ciudad satélite de Madrid, así que el sábado por la mañana tarde más de lo que pensaba en llegar a la Expocomic. Llegue a tiempo de saludar a Myca Vycos antes de que fuera y a entrar a la marabunta que es la expocomic.

Pasé de las firmas, casi no escuche las charlas (y me perdí la de mi amigo Francesc), y vi las exposiciones de forma rápida. Este año había ido a la expocomic con ganas de comprar y ver cosas que no encontrase en Barcelona.

La cosa estaba bastante equilibrada: Había tiendas muy bien surtidas, con precios inflados pero sin llegar al escándalo, había tiendas con saldos varios, tiendas con merchandising a muy buen precio y tiendas con las frikadas más variopintas. Lo malo es que a nivel personal las pijaditas no me llamaron mucho y que como uno ya esta cansado de la grapa al final solo compre retapados y algunos tomitos. Pero no me quejo, que rellené algunos huecos.

Curiosamente, y al contrario que en el salón de Barcelona, casi no me encontré con gente conocida aparte de la gente de las tiendas que conocía y una Lokkie que deambulaba por ahí J

Satisfechas mis ansias me volví a reunir con mis amigos, tras un típico bocata del pans, volvimos a la Expocomic… para encontrarla mucho más llena que por la mañana. Pasear era imposible y cruzar de una punta a otra solo era posible gracias a la puerta secreta que llevaba al pasillo blanco (igualito que en Matrix)

Cansados y agotados tras todo un día de salón nos retiramos pronto para irnos a duchar. Posteriormente fuimos a cenar a un asador cerca de Sol donde disfrutamos de una ovípara cena para compensar la comida. Tras la comida un rápido encuentro con Mar y el resto del grupo madrileño de Entrecomics antes de tomar unas cervecitas en un Pub Irlandés y discoteca gótica a la vez (misterios madrileños).

El domingo fue relax. Levantarse tarde y me descubrieron el sano arte de ir de tapas: Migas, montaditos, alitas de pollo y cuello acompañado de cañitas para bajarlo todo. Por menos de 10 euros por persona comimos como reyes.

Y el lunes de vuelta para Madrid. Día que destine para ver tiendas y pasear por la ciudad sin rumbo. Eso sí, me abstuve de comprar nada porque descubrí con dolor que ¡Mi tarjeta de crédito se había cascado! Por suerte llevaba efectivo de sobra para superar el día hasta la noche, en la que de vuelta a la T4 y de vuelta a Barcelona…

O eso pensaba… porque iberia retraso el vuelo un par de horitas…

Pero en definitiva, un fin de semana más que bien aprovechado y en el que pude desconectar completamente de la rutina diaria.

El resto de fotos, a un click:
Madrid 2007

1 comentario:

  1. aaargh,el tnt es territorio comanche,el enemigo acecha detras de sus puertas :S

    mira que encontrarme en el momento de mas agobio mortal de la ostia...XD

    ResponderEliminar